Vivienda unifamiliar aislada con piscina. Casa Olivares. Rincón de la Victoria

El propietario había adquirido una parcela con gran desnivel que previamente había sufrido un rebaje previo que modificaba el perfil natural del terreno, creando varias plataformas a distintos niveles, que imponían las cotas de escalonamiento al proyecto.

La vivienda se implanta en el solar intentando adaptarse a los bancales existentes para así evitar realizar mayores movimientos de tierra. El acceso a la vivienda se realiza desde la zona alta de la parcela, ubicándose en este nivel (+18,75 m.) únicamente las dos plazas de aparcamiento cubiertas por una pérgola (que finalmente no se ejecutó), la escalera de acceso a la vivienda y una terraza solarium.

Desde la escalera se inicia un recorrido descendente que permite acceder a los dos niveles en los que se desarrolla la vivienda: en el primero (+15,55 m.) se desarrolla el programa de noche y en el segundo (+12,45 m.), con salida al jardín y a la piscina, el programa de día.

La ubicación de la escalera permite acceder a la zona de día sin tener que atravesar por ello la zona de noche, y su fusión espacial con el pasillo mediante una celosía de acero permite enriquecer un espacio que de otra forma sería anodino. Desde el desembarco de la escalera en el primer nivel se tiene una primera visión en balconada de la doble altura del estar y del paisaje que enmarca el gran hueco vertical.

En la zona de noche (planta cota +15,55 m.), se desarrolla un programa integrado por la escalera que vertebra la vivienda, el dormitorio principal que dispone de baño propio, dos dormitorios más y un cuarto de baño; en la zona de día (planta cota +12,45 m.), se encuentran el estar-comedor, la cocina que incluye una despensa y un baño.

El estar, por tratarse de la habitación más importante de la vivienda, se enriquece espacialmente con una doble altura, que permite magnificar el encuadre de las vistas con un hueco vertical de más de cinco metros de altura y unir visualmente este nivel con el superior, gracias al balcón ubicado en el desembarco de la escalera en la zona de noche.

Desde el estar se contempla el borde de la lámina de agua de la piscina confundirse con el límite del mar y el cielo en el horizonte y se disfruta de los reflejos acuáticos que juguetean sobre el paño macizo de la doble altura.

Se han dispuesto unos vuelos de hormigón armado para proteger los huecos del excesivo soleamiento en verano, permitiendo sin embargo la entrada de luz directa en invierno, consiguiendo con ello un mejor comportamiento bioclimático de la vivienda y un mayor rendimiento energético.

Vista de la vivienda desde el vial inferior; el acceso se realiza desde el superior.

Vista de la vivienda desde el vial superior.

Vista frontal de la parcela donde se aprecia el gran desnivel existente.

Detalle de la piscina desbordante de la vivienda.