De Ruy Perfumes conquista a grandes marcas de moda y cadenas de distribución dentro y fuera de España

La compañía sevillana ha cerrado este año con una facturación de más de 30 millones de euros. Produce los perfumes de Zara desde hace cinco años y en su cartera de clientes figuran otras cadenas textiles como la canadiense Dynamite.

De Ruy Perfumes diseña, desarrolla y fabrica colonias desde hace casi tres décadas y ha experimentado en los últimos años un crecimiento del 20%.

Antonio Ruiz, presidente del grupo, asegura que “2014 ha representado un año importante por la consolidación de clientes, apertura de nuevos con buenas posibilidades y la firma de acuerdos con perspectivas muy interesantes”.

De Ruy Perfumes

El grupo tiene reconocidas marcas propias, como las cremas solares Giséle Denis que adquirió en los 90 a Cotty o las colonias Nike y Agua Fresca. Las comercializa en mas de 50 países a través de un distribuidor en exclusiva en cada uno. “Como empresa, nacimos mucho antes en la exportación que en el mercado local”, precisa el también fundador de De Ruy. Su último lanzamiento al mercado ha sido el perfume Titto Bluni, tras sellar un contrato de licencia con el grupo textil español. Esta línea representa algo más de la mitad del negocio.

El segundo pilar de la compañía es el desarrollo de productos para terceros. Además, esta rama es la que más ha crecido en el último ejercicio, al calor de clientes consolidados –como Zara, El Corte Inglés o Día–, así como otros nuevos, entre los que se incluyen cadenas de lencería internacionales, cadenas de ropa extranjeras (como la canadiense Dynamite), moda infantil o perfumerías. En algunos casos, los contratos de confidencialidad no permiten difundir su nombre.

“Todos los desarrollos de Zara son perfumería fina, con componentes de alto nivel, aunque con un precio muy competitivo en tienda”, afirma Ruiz, que precisa que “no somos meros envasadores, damos un servicio completo al cliente. Somos una empresa que fabrica moda, los productos van avanzando y hacemos miles de referencias al año”.

Su punto fuerte es que cuenta con una estructura fija de personal muy especializado de algo más de 70 empleados. “Estimamos que con nuestra evolución en el último lustro hemos propiciado la creación de unos 200 puestos de trabajo en nuestros proveedores. La mayor parte en Andalucía, y mujeres en un 80%”.

La compañía tiene su fábrica en Antequera desde 1993. Esta planta tiene una capacidad para producir 30 millones de unidades al año. El siguiente paso es el empaquetado, que ya se realiza en Sevilla, en la nave estrenada el pasado año en la zona portuaria, donde también se ubican sus oficinas centrales.

“Cada año seguimos invirtiendo en nuestras instalaciones, mejorando nuestros sistemas de calidad con las certificaciones ISO 9001, 41001 y 22716 y ampliando y robotizando líneas de producción, aunque nuestras dos instalaciones están ya limitadas por el espacio físico”, advierte el empresario.

Fuente: Expansión, De Ruy Perfumes

Ver comentarios »

Los comentarios están cerrados.