Fimi crece en internacionalización y estudia un cambio de ubicación

La feria española de moda infantil, Fimi, finalizó este lunes con una gran afluencia de público asistente, sobre todo en las dos primeras jornadas. Expositores y organización observaron un incremento de compradores internacionales respecto a ediciones anteriores. 

El equipo organizador pone de nuevo sobre la mesa la continuidad del proyecto con el que abandonó Valencia y que consistía en dotar a Fimi de un carácter itinerante. «La premisa de Fimi continúa siendo la de ir allí donde haya negocio para nuestras empresas y así lo continuaremos haciendo», ha explicado la directora general del salón, Alicia Gimeno. La directiva asegura que en Madrid han logrado remontar la feria y que están logrando consolidar el certamen.

Uno de los motivos en los que se apoya Gimeno para defender la continuidad del certamen en Madrid es en el incremento de expositores y visitantes extranjeros que está experimentando Fimi. En cuanto a las empresas participantes, en esta edición la feria ha contado con la presencia de tres de los grandes grupos internacionales de moda infantil: el danés Bestseller, presente con su marca Name it, la portuguesa Zippy y los gigantes franceses Groupe Zannier y CWF. Portugal ha participado en el certamen con 17 marcas, entre las que se encuentran Laranjinha, Dr. Kid o Lion of Porches, que está impulsando su recién estrenada línea infantil.

fimi 5

También han estado presentes en el último Fimi firmas francesas de gama media alta, como Petit Bateau, o nuevos proyectos empresariales, como la griega Lamajama, de prendas disfraz, que trata de abrirse camino en el segmento infantil a través de otros canales de distribución, como jugueterías, tiendas de regalo o establecimientos de ocio para niños.

En cuanto a los expositores españoles, Fimi ha vuelto a despertar el interés de grandes grupos del sector en el país, como Mayoral, Losan o Desigual, entre otras. Otras empresas que lideran el sector en España, como Tutto Piccolo, Foque o Barcarola , continúan apostando por el certamen. En esta última edición, también debuto La Ormiga, una empresa sevillana con tan solo dos años de trayectoria que cubre ya el mercado español a través de 26 establecimientos monomarca.

Los participantes españoles valoraron una mayor presencia de compradores internacionales, sobre todo italianos y de Oriente Medio. «Hemos notado un fuerte incremento de compradores extranjeros y de nuevos mercados para la moda infantil española, como Estados Unidos, Corea del Sur, Kazajistán, China, Bulgaria o Hungría, entre otros», señaló la directora del evento. A falta todavía de datos exactos sobre la afluencia de visitantes al certamen, la directiva considera que en esta edición se ha reforzado la vertiente internacional de la feria.

fimi 6

Por otro lado, una de las quejas más habituales de esta edición fue la ubicación. A pesar de la buena afluencia de público durante las dos primeras jornadas del evento, sábado y domingo, la distribución de la oferta en tres niveles de difícil acceso entre sí provocó que hubiera áreas muy concurridas en detrimento de otras.

 Donde más críticas hubo en este sentido fue en el espacio See Me, de firmas de reciente creación. A diferencia de las dos anteriores ediciones, la organización trasladó esta zona a un pabellón adjunto dentro del recinto Madrid Arena, fuera del paso natural del tráfico de público

En paralelo a la oferta comercial, Fimi volvió a organizar la pasarela de moda infantil. En esta ocasión, el evento contó con tres desfiles, dos dedicados a las marcas presentes en feria y un tercero de jóvenes diseñadores de moda infantil. En esta edición, la feria decidió organizar dos desfiles de marcas en vez de uno para poder dar cabida a la participación de un total de 22 enseñas, una cifra insólita en la trayectoria del certamen.

Fuente: FIMI, Modaes.es

Ver comentarios »

Los comentarios están cerrados.