mercado del oro resulta bastante volátil, más aun a corto plazo

Realmente el oro es uno de los metales más demandados en momentos de incertidumbre geopolítica. El metal dorado, constituye la inversión refugio por excelencia y el que mejor refleja una naturaleza antidólar. Es por ello, que mientras el dólar continúe débil o la inflación presione a los mercados, o los acontecimientos políticos aumenten la inestabilidad financiera, el oro continuará brillando, como lo viene haciendo en la última década. Sin embargo, como toda materia prima, el mercado del oro resulta bastante volátil, más aun a corto plazo. Es por ello, que elegir la forma adecuada de invertir en oro según nuestro volumen de operaciones resulta fundamental para protegernos del riesgo inherente a tal inversión.

Las formas de invertir en oro son varias. La primera, más sencilla y conocida es la inversión directa en oro. Esta forma de inversión resulta apropiada para quienes destinan pequeñas cantidades de dinero y utilizan el metal como un método de ahorro a largo plazo. Esta inversión tiene ventajas y desventajas propias. La ventaja es la facilidad de adquisición, dado que el pequeño inversor puede acceder en forma simple a monedas o pequeños lingotes de oro, en una infinidad de entidades. De hecho, ahora lo puede hacer a través de cajeros automáticos instalados en hoteles o aeropuertos.

Las desventajas de este método de inversión son dos: el coste de almacenamiento, y la falta de protección ante las variaciones tanto en el dólar como en la cotización del propio metal. En cuanto al almacenamiento es evidente que no es posible guardar grandes cantidades de oro en nuestras casas. El depósito del metal en cajas de seguridad u otros depósitos adecuados, implica un coste que resta valor a la inversión.

Otra forma de invertir en el metal que replica en forma directa el precio del metal, aunque nos libera del problema del almacenamiento es a través de Contratos por Diferencias y Fondos Cotizados. Los primeros se caracterizan por su efecto apalancamiento. Es decir, que pagando una pequeña parte del monto de la compra de los contratos futuros del metal en concepto de garantía, el inversor accederá a los resultados de la inversión total… sean ganancias o pérdidas. En el segundo caso, el inversor deberá salir a cubrir tales pérdidas por el importe total comprado, superando ampliamente el capital desembolsado originalmente.

La utilización del efecto apalancamiento en un activo tan volátil puede acarrear fuertes pérdidas, las cuales podrán descontrolarse en caso de que el inversor no esté familiarizado con todos los aspectos del uso de CFD’s. Una opción que minimiza los riesgos es la utilización de fondos de inversión. Las gestoras que los comercializan suelen invertir en oro como elemento diversificador de las carteras. Por lo tanto, los fondos de inversión invierten en oro junto a otros activos, que en el caso de pérdidas en el metal, pueden minimizar las mismas. Por el contrario, cuando los movimientos del oro son al alza, los resultados del fondo no replicarán en forma directa tales ganancias.

Uno de los puntos débiles de los fondos de inversión son las comisiones que las gestoras cobran por su administración, depósito, suscripción, etc. Comisiones que muchas veces degradan las ganancias obtenidas. Recientemente hemos leído en varios medios de comunicación el arribo de la firma británica ETF Securities Limited, al mercado español. De esta forma y gracias a la amplia gama de productos cotizados sobre materias primas y sobre divisas (Commodities ETCs y Currencies ETCs), comercializados por esta entidad, vemos como se abren las puertas para nuevas inversiones en oro, plata, u otros metales preciosos o bien otras materias primas para los españoles.

Esta entidad tiene amplia experiencia ofreciendo productos con subyacentes que cubren diversas áreas, como la agricultura, la energía, los metales preciosos e industriales, todo ello, a través de productos que replican el precio al contado (Spot) y se encuentran 100% respaldados por el metal.

Asimismo y en forma más reciente, esta entidad también ha ampliado su gama de productos incluyendo aquellos que nos permiten invertir en las divisas de mercados emergentes y de las 10 monedas más cotizadas del mundo (G10). Invertir en oro a través de un ETCs, nos permitirá acceder al mercado contado del oro, sin la necesidad de preocuparnos por el almacenamiento o la custodia del metal, normalmente dificultoso y con altos costes vinculados.

Recordemos que ETF Securities fue la responsable de la emisión del primer ETF sobre oro del mundo en 2003, y que actualmente, la entidad tiene 26.400 millones de dólares en activos bajo gestión. Este volumen de negocios la convierte en la cuarta entidad emisora de productos cotizados en Europa y novena en el mundo.

La compra del oro físico, ya sean monedas o lingotes, trae aparejada una serie de inconvenientes. Estos inconvenientes, pasan principalmente por dos temas: el almacenamiento y sus costes, y la seguridad. Es por ello, que la alternativa de inversión en oro mediante fondos cotizados, se vuelve cada vez más interesante. Por la estructura del producto en sí mismo, un fondo cotizado nos permite beneficiarnos de la forma más ajustada posible de los movimientos en el precio del metal precioso, al tiempo que se mantiene la posibilidad de negociar los propios fondos en el mercado.

Para quienes no conocen este producto financiero, aclaramos que los ETFs son títulos que rastrean fondos con carteras que copian índices, productos básicos o una canasta de activos. Los mismos pueden comercializarse en la bolsa, constituyendo en la práctica un valor negociable en tiempo real, similar a las acciones. Los ETF han surgido como un instrumento hace aproximadamente siete años, en las principales plazas del mundo. En España recientemente, han cumplido cuatro años en la Bolsa española. Estas ventajas quedan respaldadas por el gran crecimiento de la demanda de inversión en ETF de oro. El Consejo Mundial del Oro, ha cuantificado este crecimiento en torno del 414% comparando el segundo trimestre de este año, con igual periodo del año anterior.

La utilización de los Fondos Cotizados para invertir en oro brinda la forma más eficiente de acceder al metal, en opinión de algunos inversores de peso, representando una inversión con mayor liquidez y transparencia, al tiempo que se conjuga con bajas comisiones y un coste de gestión entorno del 0,40% anual. A modo de ejemplo, el SPDR Gold Trust constituye el segundo ETF más grande del mundo, detrás del SPDR S&P 500, que sigue el índice S&P 500. Este fondo cotizado tiene acceso a oro físico, constituyendo una interesante alternativa para quienes estén interesados en el oro, un metal que aún después de subir a niveles máximos, aun resulta considerado una sólida inversión a corto y largo plazo.

Invertir en oro en monedas Fuente

El oro es considerado un instrumento de refugio de valor. Esto ha quedado claramente demostrado en 2009 donde la demanda de oro con el propósito de inversión creció fuertemente. Tanto es así que en el segundo trimestre del 2009, la inversión en oro, en términos internacionales, creció un 46% respecto de igual período en el 2008.

El principal atractivo del oro es la ausencia de riesgo de default y del riesgo de la contraparte, además de su alta liquidez. En tiempos de incertidumbre financiera los inversores se vuelcan a la inversión en el metal preciosos, por ello, en los últimos 9 años el precio del oro mostró una tendencia alcista, alcanzando un nivel record de USD 1.215 la onza (precio contado).

Una de las formas en que los pequeños inversores pueden exponerse a la inversión en oro físico es mediante la compra de monedas de oro.

Source :Prix de l’or des monnaies et lingots

 

El inversor puede elegir entre una variedad amplia de monedas oro emitidas por los gobiernos de todo el mundo. El valor comercial de la moneda de oro, está fundamentalmente determinado por el contenido de oro puro. Las monedas de oro tienen dimensiones que van a partir de 1/20 de la onza a 1.000 gramos, aunque los pesos mas comunes (en las onzas troy de contenido del oro puro) son 1/20, 1/10, 1/4, 1/2 y 1 onza

Por supuesto hay una serie de monedas que tradicionalmente se cotizan en el mercado:

  • KRUGER RANDS Esta moneda sudafricana de oro es una de las más difundidas mundialmente. Fueron acuñadas por primera vez en el año 1967, y contienen una onza exacta de oro puro aliado con otros metales para mantener la consistencia de la moneda. El peso es de 33.933 gramos (de los cuales 31.104 grs son oro puro), con un diámetro de 32.6 mm y un ancho de 2.75 mm.
  • MEXICANOS DE ORO Es una de las monedas con mayor mercado mundialmente. Fueron acuñadas por primera vez en el año 1927 a un precio de 50 pesos con motivo del Centenario de la Independencia. Pesa 41,666 gramos, y contiene 37,50 gramos de oro (1,2056 oz troy).
  • AGUILA DE ORO Emitida y garantizada por el gobierno de los Estados Unidos y aceptada mundialmente en los mayores mercados de inversión. El Aguila de Oro de 20, es de una belleza artística singular, contiene 22 kilates y 30.042 gramos de oro puro. Su diseño fue inspiración del famoso escultor Augustus Saint-Gaudens por pedido de su gran amigo Teodoro Roosevelt.
  • MAPLE Es la moneda emitida por el gobierno de Canadá. Su peso exacto es de 1 Onza . Su tono dorado y opaco le otorga una belleza singular siendo una de las piezas más apreciadas y requeridas. Lleva en una de sus caras la hoja del roble canadiense (Maple Leaf), símbolo de este país y a Elizabeth II en la otra. Su peso total es de 31.1340 y su peso neto de 31.1035 gramos, tiene una pureza de 999.9/1000 (oro puro), con un diámetro de 30 mm y un ancho de 2.87 mm.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>