De PRODUCTOR a EMPRESARIO

Conozcamos nuestra realidad empresarial.
Después de leer artículos, como el de Carlos Dominguez Pacheco, titulado “EL IMPREVISIBLE FUTURO DE LA EXPORTACION ESPAÑOLA”, publicado en  los blogs de Empresa Exterior y de mi experiencia con numerosas empresas tanto del sector agroalimentario como de la construcción, así como con organismos públicos como el ICEX y organismos de comercios exterior regionales, uno se pregunta si realmente conocemos la realidad empresarial de nuestro país. Estamos hablando de las pymes y micro-pymes españolas.
Carlos Dominguez,  en su artículo comenta:
El caso es que la sensación que tengo es que no hay semana en la que no salga publicada alguna noticia sobre lo bien y lo mucho que ya exportamos. Cuando no son noticias de alguna asociación sectorial, es algún político regional o incluso, más llamativo, algún artículo de fuera de España.
Hasta aquí todo bien. Hay que mantener a flote la moral colectiva y qué duda cabe que si no fuera por lo que vendemos fuera no quiero pensar cómo estaríamos.
Sin embargo más allá de estos mensajes y pensando si esta situación puede perdurar yo me pregunto cómo de bien estamos exportando. Y la conclusión a la que llego me preocupa: igual que antes de la recesión. Con las mismas carencias, lastres y problemas.
Desde mi punto de vista es fácil llegar a esa conclusión cuando evalúo qué ha mejorado o qué estamos haciendo mejor en los últimos seis años: ¿Mayor grado de inversión? ¿Más I+D?¿Salto de calidad en la formación de nuestros trabajadores o empresarios? ¿Quizás un histórico cambio de mentalidad empresarial?¿Aumento sustancial en el nivel técnico o tecnológico de nuestros productos? Las respuestas no se responden con un “no” rotundo, pero creo que más o menos todos estaríamos de acuerdo sobre como han evolucionado todos estos factores.
Ni siquiera podríamos decir que el apoyo institucional haya mejorado. El constante recorte de presupuesto del órgano de referencia nacional, el ICEX, ha sido notable en los últimos años. Y la coordinación  entre los distintos órganos tampoco es que parezca mejor.
En este artículo aparecen más comentarios de otros autores indicando que la solución pasa por la educación, el I+D y el desarrollo tecnológico. Además entre sus soluciones para exportar más, incluyen desde mejorar el nivel de inglés, a la formación, pasando por la financiación y la Marca España.
Desde mi punto de vista, y atendiendo al número de pymes con las que he tenido algún tipo de relación, el problema fundamental que tenemos en este país es más básico, tenemos infinidad de PRODUCTORES de productos,valga la redundancia, preocupados por la elaboración de un buen producto, disponer de unas buenas instalaciones, muchos se enorgullecen de ello, incluso, con una maquinaria o tecnología punta. Yo se hacer…… zapatos y trato de producir zapatos, soy albañil y hago casas, tengo viñas y produzco vino, tengo olivos y produzco aceite, etc.
Pero al final son simples FABRICANTES DE PRODUCTOS no EMPRESARIOS. Aquí está la clave para que estas empresas  se desarrollen  tanto a nivel nacional como internacional. Tienen que llevar a cabo este cambio, fundamental si se quiere en estos momentos sobrevivir y de cara al futuro tener un crecimiento sostenido de la empresa.
¿ CUÁL ES LA DIFERENCIA ?
 Desconocimiento y escasa valoración de otras áreas de gestión en una empresa. ¿A qué áreas nos estamos refiriendo ?:
  • Área comercial, incluyendo la parte de marketing de productos.
  • Área de Recursos Humanos.
  • Área de Gestión Financiera.
Como es lógico, no podemos extendernos mucho en comentar estas áreas de negocio y gestión, fundamentales dentro de cualquier empresa, independientemente del tamaño de la misma, pero si haremos una breve reflexión sobre ellas.
  1. Área comercial.– Como fabricantes de productos, se han limitado exclusivamente a producir. En muchos casos ni siquiera se han preocupado por presentar adecuadamente sus productos o empresa (marca, folletos, empaquetado, etc.) y tampoco han tratado de vender dichos productos mas aya de su comarca o provincia. Debido a que la producción era limitada, en épocas mejores, tenían vendida dicha producción sin salir de sus fábricas u oficinas. Y muchos de ellos, con esta escasa preparación, experiencia y debido a la escasas ventas de hoy, intentan salir al exterior solos o “mal acompañados”:
    • Salir al exterior o internacionalizarse implica conseguir una serie de clientes para nuestro negocio, es decir, crear una red de distribución. El dejar nuestro producto en manos de agentes, comisionistas, broker, etc. no es exportar, quien exportan son ellos y quien también se llevan la ganancia son ellos.
    • Por consiguiente, es fundamental invertir todos los años una parte de nuestros recursos en promocionar y vender nuestros productos, tanto a nivel nacional como internacional. De qué sirve elaborar productos con una calidad excelente, si luego se quedan en nuestro almacén. EL BENEFICO está en la venta y comercialización de los productos, no en la fabricación de los mismos. Hay que tratar de desarrollar una red de distribución propia y/o externa de nuestros productos.
  1. Área de RR.HH..-Debemos de evitar colocar al hijo del familiar o amigo. En este área contemplamos no sólo la formación, hay que incidir igualmente en los procesos de selección y valoración (evaluación) del personal. Se trata de adaptar la plantilla a las necesidades de la empresa y desarrollar un sistema de remuneración adecuado (fijo-variable), exigiendo un compromiso por parte del trabajador, esta es la clave, de cara a conseguir una adecuada productividad para la empresa y satisfacción por parte del trabajador.
  1. Área de Gestión financiera.-No es abrirse una cuenta o solicitar un prestamos a su entidad financiera. Es hacer una adecuada gestión de ingresos y costes/gastos, seguimiento de cobros y pagos, planificar la tesorería y anticiparse a posibles coyunturas negativas o escasez de liquidez, etc.
Como podéis comprobar, una empresa no puede salir adelante y por consiguiente salir al exterior, sin tener estos mínimos conocimientos ya sea en la figura del dueño de la empresa, herederos o contratando a profesionales externos. En caso contrario, la desaparición de la empresa está asegurada. Para sobrevivir y crecer, hay que dar este paso, tan fundamental, de productor a empresario.
Las entidades financieras, por su bien, le prestarán cada día más valor a la cualificación del equipo directivo que rige la empresa y menos a los ladrillos (solvencia) que hay en su balance. La forma de gestionar una empresa, de anticiparse a los problemas futuros, sean comerciales o de liquidez, sonFUNDAMENTALES para crecer y tener un tejido empresarial sano y fuerte.
Por consiguiente, aquellas empresas productoras que deseen dar el paso a EMPRESARIOS, hay que ayudarles en todos los sentidos, formación, financiero, etc. Porque sólo con este tipo de empresas y empresarios podremos tener un futuro.
En otros artículos hemos hablado de otras materias (legales, protocolo familiar, etc.), también fundamentales, para el adecuado proceso de traspaso (herencia) del negocio entre generaciones que es fundamental para la continuidad y que es complementario de todo lo comentado anteriormente.
Un saludo.

Deja un comentario